lunes, 13 de agosto de 2007

DILEMA

En este preciso momento asechan todas las respuestas.
Cuando la Tarde arroja su sombra para llevarse las almas, es tentadora. Sugestiva. Sensual. Magnetiza el aire de intensiones atractivas. Inspira a la devoción eterna desde su penumbroso vuelo sin retorno.
En ese preciso momento la verdad es estruendosa. Intimida. Vulnera. Encandila la Noche con caminos de luciérnagas.
El alma se desprende en ese instante, solo para abandonarse a un insondable dilema...