domingo, 22 de abril de 2007

REFLEJO FANTASMAL

Me entretiene Stephen King. Lo leo de chica. Mientras escribo (así se llama uno de sus títulos que curiosamente es una cátedra base para escritores -iniciados o no- de toda índole), desde las hojas de sus libros, me vigilan monstruos biscosos, payasos malignos, perros rabiosos, camiones del más allá, locos, depravados, mujeres vengativas, extraterrestres, cementerios, aparecidos, plantas carnívoras, la misma Carrie... pero no les temo. Hasta podrían ser algunos familiares. Estos días escuché casi al unísono, una serie de relatos de los que comienzan a trascender en los pueblos durante los meses fríos. Una niña rubia vestida de blanco se le apareció a una estudiante del ciclo nocturno para adultos. La alumna estaba sola en el aula y repentinamente la puerta se cerró. Se levantó para abrirla y cuando regresó a su banco, en la última fila... la niña. Lógicamente, salió como alma que lleva el demonio, ya que nunca había estado allí. En otra oportunidad, un profesor dio las mismas características de una pequeña que encontró cerca de los baños y se esfumó entre las sombras cuando le preguntó que estaba haciendo por ahí. La gente, ya empezó a hacer conjeturas de quién pudiera ser, teniendo en cuenta algunas fatalidades que en los últimos años acontecieron a nenas en edad escolar. Por otra parte, una amiga me relató que una señora estaba muy preocupada por un sobrino suyo de seis años, ya que
habla con los muertos...
al estilo Sexto Sentido. De hecho, el niño relata conversaciones que mantiene con dos hombres que solo él puede ver. Una "medium" le aseguró a esa señora que dos masculinos (usando terminología policial) habían perdido la vida en esa casa y que uno de ellos no es bueno: quiere llevarse al nene. Como si esto fuera poco, aún cuando el chico duerme, se mueven los objetos a su alrededor. Mi amiga había encontrado a esta señora durante el velatorio de un vecino. (Parece que lo del velorio, fuera un agregado mío para darle más contexto a la cosa pero ¡Juro que es Verdad! dicho al estilo canal Infinito). Sumado a esto, un caso de amigo invisible; suele suceder con chicos menores de cinco años y hasta tiene una explicación científica, pero en este caso el tal "Juanci", amigo de Cami de dos años, apareció junto a ella en una foto tomada con el teléfono celular. Lo curioso es que la carita espectral desaparece cuando la fotografía es ampliada. La curiosidad en estos casos, me llevó a indagar en las "improfundidades" fantasmagóricas y encontré mi propio verdugo: pocas cosas me asustan como el terror japonés. Algunas películas, realmente me hicieron pagar energía eléctrica extra, durante meses. Ni hablar de aquella imágen de Samara trepando por el aljibe... (El Aro, La Llamada, The Ring...) Encontré esta filmación, y aunque siempre está la posibilidad del montaje, ni así se me quita el escalofrío... Ahora que terminaste de leer, hacé click en el título de este post y mirá...