lunes, 12 de febrero de 2007

El Canaya es Fontanarrosa

A pesar de vivir en Córdoba, todos nuestros familiares continúan en la ciudad cuna de nuestra bandera argentina; Rosario. De allí vinimos hace ya varios años y trajimos en el alma nuestra pasión por Rosario Central: el Club amarillo y azul. El almacén de mi madre, enclavado en un barrio de veraneo, es hoy un pequeño museo de posters que remiten a distintas formaciones del equipo Canalla, personajes famosos que le profesan su adoración y accesorios varios que mi hermana menor (única cordobesa, y heredó la sangre...) se encarga de mantener vigentes. Qué decir de la emoción de cuantos turistas hinchas llegan al local y fuera de su casa se encuentran con este amor VIVO en tierra de Talleres, Belgrano e Instituto. Entre esos recortes, cuelgan imágenes de Roberto Fontanarrosa: relator humorístico; una definición que bien le cabe en su fanatismo por nuestro Club y el fútbol en sí. Creador de Inodoro Pereyra, un gaucho delirante de las pampas argentinas, con su perro Mendieta, su china Eulogia, y hasta el chancho Nabucodonosor. De su trazo también surgieron maravillosos libros y muchas letras dedicadas a Central. Hace unos días, se despidió del dibujo dando nacimiento al CANAYA, el personaje que representa la Pasión y se estampó en la camiseta de este torneo. A él, justo a Fontanarrosa, cuya mano entregó el fijo movimiento de las historietas más elocuentes, lo visitó la esclerósis lateral amiotrófica... Entonces, le dijo Chau al dibujo (que ahora unos buenos amigos esbozarán para su lúcido guión), con el CANAYA: referente del hincha con el corazón en la garganta al grito de gol... y levantando su brazo bien arriba; con la fuerza en el puño encerrada para siempre. Es él...El Canaya es y será Fontanarrosa.